EL PUEBLO DE LOS NIÑOS

En julio y agosto Belmonte es invadido por los niños.  Criaturas de todos los colores que inundan los días más largos de gritos y risas. Menos mal que, los niños, como los pájaros, son los únicos seres capaces de convertir el ruido en jolgorio y conseguir que en lugar de irritación, su canto genere esa especie de alegre bienestar que después tanto se añora.

¿Por qué Belmonte gusta tanto a los niños? Por la seguridad de sus calles. Bueno, no; eso es lo que les gusta a los padres y madres. Entonces ¿Por qué???

piscina niños

Piscina junto al parque infantil del pueblo, en medio del campo. Dinópolis en Tastavins. Pantano de Pena con barcas de alquiler. Rutas Senderistas infantiles. Geojuegos. Talleres infantiles. Comidas familiares en el campo.

Ni idea.